“The reason birds can fly and we can't is simply that they have perfect faith,

for to have faith is to have wings.”

Peter Pan, J.M. Barrie


2014-02-09

Limones


  Los humanos no son ni por asomo la mejor creación que hay. Son extraños, falsos, arrogantes y violentos. Los humanos construyen la destrucción del mundo y los que pueden donan dinero a empresas defensoras del medio ambiente para aplacar sus malas conciencias. Y luego comen seres inteligentes brutalmente asesinados como si fuera lo más normal del mundo. Eso sí debería ser un delito, y no defender una idea que a los peces gordos les parezca "ofensiva". Podría pasarme la vida hablando sobre los defectos de los humanos, la sociedad, bla,bla,bla...pero ni puedo ni, sinceramente, quiero. Así que, vayamos al grano. Volviendo al tema principal, la mejor creación existente sobre la faz de la tierra es...(Suspenseeeeeeeeee) el limón.



   ?Por qué el limón?, os preguntaréis, confundidos. Pues bien, ahora os daré unos cuantos motivos para que entendáis la importancia de los limones.


1. Los limones son amarillos. Es así de sencillo. El amarillo es el color del sol, de la miel, de los girasoles, de la playa, del maíz, de esos pollitos recién nacidos tan monos... El amarillo es   alegre, risueño, acogedor, simpático, positivo, sonriente... En definitiva, un mundo amarillo es un mundo ideal. 




  2. Los limones son ácidos. Puede que, hoy en día, la gente relacione lo ácido con las cosas malas. ?Qué sabrán ellos de limones? La acidez es buena, !es genial! Pensarlo, las mejores cosas en la vida son ácidas. Como la vida misma. ?La vida es como un pastel? ?Como el azúcar? ?Como la nata? !Para nada! La vida es ácida, como los limones. Es realista, es dura, es intensa, es una batalla con su sudor y sus premios. Por eso es tan gratificante luchar por lo que uno quiere, porque  demuestra a uno mismo de lo que es capaz, y eso no nos lo aportaría una fácil y aburrida vida de merengue. Porque, al fin y al cabo, lo más delicioso de la vida es añadirle la dulzura propia a esta ácidamente fascinante limonada.



3. Los limones escuecen en las heridas. Son el amigo que te apoyó y te fue sincero en todas las circunstancias, en las buenas y en las malas. El que dice las palabras que nadie se atreve a pronunciar a pesar de que duelan , por tu propio bien. El que, por mucho que grites de impotencia, no se aparta ni anuda palabras banales de consuelo, sino que te da un abrazo eterno y te dice al oído "Todo pasará, siempre estaré a tu lado", y calla porque sabe que no necesitas que te digan nada más.





4.Los limones tienen textura de piel de lagarto. Son así. El tacto es duro, rugoso y poroso. Dicho así parece algo totalmente estúpido decirlo, pues muchos piensan que debería ser algo negativo, pero no lo es. Los limones, a diferencia de la mayoría de los humanos, no necesitan cremas, ni maquillaje, ni otras chorradas por el estilo para sentirse bien consigo mismos. Esto dice "Vale, soy así y a ti no te gusta, ?y qué? ". Ellos se aceptan tal y como son, viven felices, y punto. Las personas deberían aprender de los limones. 





5. Los limones huelen bien. ?Nunca habéis cogido entre vuestras manos un limón, y aspirado su perfume hasta llenar los pulmones con él e intentar retenerlo ahí todo el tiempo posible? Es una fragancia dulce y amarga a la vez, y tiene una chispa adictiva e inexplicable que enciende algo especial dentro de ti. Me encanta sentir cómo esa chispa amarilla recorre mi cuerpo como una corriente eléctrica que surca cada uno de los poros de mi piel. Es mágico...



6. Los limones son sonrisas. No tiene una explicación, simplemente lo son. 
Los limones son tan bonitos que aportan un toque de alegría a cada rincón que adornan. Cualquier lugar, por muy melancólico que sea, mejorará con un precioso limón. En mi caso, por ejemplo, es ver un limón y se me escapa una sonrisa. Son los pequeños detalles que pueden hacer de un día como otro cualquiera, un día único. Los ramos de flores están muy anticuados, yo prefiero que me regalen un limón, y me regalarán una sonrisa. ?Os apuntáis?

 Así que, recordad, si la vida os da limones, disfrutarlos, que son lo mejor que hay:) Un aplauso para los limones.



2014-02-01

Soy...


  Soy ese instante en el que cierras los ojos y aprietas los puños de impotencia. Ese instante en el que quieres gritarle al mundo que ya no puedes más, que estás harta de tanta indiferencia, de tantas chorradas y de tantos miedos. Ese instante en el que le das un puñetazo a la pared y el dolor te consuela más que cualquier caricia. Ese instante en el que prefieres que te arrojen a la cara una cubo de agua fría a seguir fingiendo que todo esto es normal. Cuando las palabras hieren sin quererlo y te queman por dentro sin saberlo. Cuando, por mucho que te digan que una sonrisa vale más que mil lágrimas, lo único que quieres al llegar a casa es encerrarte en tu habitación y llorar contra esa almohada que te entiende más que nadie en el mundo. Cuando lo único que te ayudaría es gritar, decir lo que piensas, dar un portazo y salir corriendo. ¿Por qué es tan difícil? ¿Por qué no podemos romper estas inútiles cadenas y darle una patada a la realidad?

  Soy el llanto ahogado de cada noche, todas las palabras que no nos dejan decir, plantarles cara a aquellos que piensan que un dato vale más que un sentimiento, que una hora es una hora sentados y escuchando, sin opinar, obedeciendo y sin tener razón, que "aprovechar" el tiempo es hacer todos los ejercicios posibles. Soy la señora que te falta al respeto y se siente ofendida si no le hablas de usted, la gente que cree que por saber más que tú puede meterse en tu vida, aquellos que piensan que ser joven es fácil, que somos tontos y nos dejamos manejar por las modas, que no tenemos sentimientos y que nuestro mayor problema es que se nos corra el maquillaje o que no nos funcione el móvil. Soy el imbécil que da el primer empujón, la persona que desprecia a otra por ser diferente, el profesor que enseña a base de palos, aquel que te hace daño y simplemente desaparece. Soy esa canción que te abre las heridas para curarlas con la dura melancolía que necesitas. Soy ese instante en el que comprendes que esa persona especial en la que tanto has confiado sólo estaba de paso, que no puede quedarse en tu vida y eres tú quien debe echarla de ella.

  Ahora, llora, grita, desahógate, escribe todas las cosas que te hacen sufrir y quémalas, cánsate, deja que tu cuerpo se libere sudando los problemas, baila con la peor canción del mundo, canta que eres más fuerte que yo y que si la vida te da la espalda, tú me la das a mí. Y, por fin, descansa y sonríe. Vamos, inténtalo. Comprenderás que no es tan difícil, después de todo. Nos ha tocado este mundo chapucero, pero no hay nada que no se arregle soñando.Te reto a intentarlo. Un beso.