“The reason birds can fly and we can't is simply that they have perfect faith,

for to have faith is to have wings.”

Peter Pan, J.M. Barrie


2014-08-18

Noche de hadas



    Es una noche azul y cristalina. Los árboles suspiran en sueños, al proyectar sombras tristes en la arena. De sus ramas cuelga una maraña de lucecitas multicolor que se balancea con la tibia brisa de agosto. Se escucha a lo lejos el ronroneo de las olas que humedecen la arena. Las estrellas brillan con fuerza, más cerca que nunca, tanto que casi te hacen cosquillas. 

  La música a todo volumen compone el ritmo de los latidos de tu corazón. La gente se mueve a cámara lenta a tu alrededor. Bailan. Se dejan llevar como ropa de colores mecida por el viento. El tiempo se detuvo con la primera canción. La noche es larga y las personas se transforman en gatos nocturnos que merodean por tejados ajenos. Nadie conoce a nadie, pero no importa. Es una noche de hadas y todo brilla con luz diferente. 


  Buscas entre las personas, buscas sin saber qué quieres encontrar. Conoces las melodías pero no las letras, tarareas sin comprender porque nada importa, porque es una noche de hadas. Las hadas sonríen, cruzan miradas, encienden las alas, y tratan de que esa noche mágica sea especial. Pierdes la mirada en la eternidad, en las sombras, en los gatos que acechan entre los árboles. Te pasas la mano por el cabello cuidadosamente peinado, y una luz diferente ilumina tu mirada perdida. Sólo quieres ser un hada y bailar hasta que caiga el telón y los gatos se dispersen y vuelvan al calor del hogar. No quieres que termine nunca y elevas la voz entre todas las demás cuando suena tu canción preferida del verano. Es tu momento, el que llevas esperando toda la noche, corres con una sonrisa inesperada que se te olvidó pintar, te subes al escenario y bailas entre luces deslumbrantes, porque es una noche de hadas y nada importa. 

  Y, mientras asciendes al cielo, aleteo tras aleteo, sientes la electricidad que chispea en tus venas, corriente de estrellas y Universo, tan duradera como un parpadeo y tan eterna como el mismísimo infinito. Porque es una noche de hadas. 







1 comment:

  1. Qué bella noche, todos quisiéramos una noche así, en los sueños se puede lograr.

    ReplyDelete